lunes, 1 de agosto de 2011

EL QUEHACER DEL INVESTIGADOR

Dentro de la investigación, la tarea del investigador varía en forma ágil y permanente hasta el punto de considerar su quehacer cotidiano como una ciencia. Dicha tareadel investigador se puede realizar desde diferentes ángulos y tiene también diversas fuentes. En ella actualidad, el investigador analiza e interpreta el mundo circundante de nuevos conocimientos en diferentes aéreas del saber y disciplinas, por lo tanto el investigador debe ser una persona con espíritu crítico, metódico, ordenado,intencionado, tolerante y respetuoso de los demás miembros de la comunidad científica y que se dediquen a la investigación.

Según lo anterior, para trazar el perfil del investigador se podrá describir su actividad como la actitud que éste posee hacia el desarrollo del trabajo científico. De igual forma, el investigador ejerce una actividad creativa y sistemática para acrecentar el conocimiento científico. En cierto modo, todos somos investigadores en cuanto a nuestra permanente curiosidad por la indagación, dudas, preguntas, el deseo de conocer y saber más, de preguntarse por qué, cómo, ante cada hecho o acontecimiento que circunda la realidad a estudiar como objeto de estudio. Pero la investigación y sus hacedores siguen un método científico y desarrollan su trabajo de manera sistematizada, señalando en gran parte el cambio que países quieren lograr, dicho cambio, de todas maneras deberá contar siempre con el investigador científico como centro gravitacional de las futuras propuestas de investigación.


Si el rol del investigador es orientar, asesorar y dirigir el proceso de aplicación del método científico a través de una metodología coherente, sistemática y reflexiva, no puede seguir pensando en transmisión simplemente sino que debe transcender a la generación de diferentes formas de interacción social, con diversos tipos de comunicación y distintas formas de acceder al conocimiento en sus disciplinas articulando el contexto en todas las dimensiones. Aprovechando sus capacidades para ir incrementando fuentes de enlace que construyan los valores hacia la participación, el análisis, la comprensión, interpretación, argumentación y proposición.

Es importante tener en cuenta que cuando existe en el estudiante interés por aprender asumiendo una actitud reflexiva y crítica frente a los procesos de formación en metodología de la investigación ellos se convierten en agentes de cambio y transformadores de las prácticas de investigación. Por esta razón, se requiere de programas de actualización permanente que permitan la aplicación de nuevos métodos y técnicas que reivindiquen la formación en investigadores, promoviendo el desarrollo autónomo y propiciando ambientes de investigación científica para conocer y experimentar nuevas formas de conocimiento. La actividad investigadora se conduce eficazmente mediante una serie de elementos que hacen accesible el objeto al conocimiento y de cuya sabia elección y aplicación va a depender en gran medida el éxito del trabajo investigador.

El investigador parte de resultados anteriores, planteamientos, proposiciones o respuestas en torno al problema que le ocupa. Para ello debe:

• Planear cuidadosamente una metodología.

• Recoger, registrar y analizar los datos obtenidos.

• De no existir estos instrumentos debe crearlos.

El investigador debe reportar con franqueza defectos en el diseño de los procedimientos y estimar su efecto sobre los descubrimientos o hallazgos. Existen muy pocos diseños perfectos de investigación; algunas de las imperfecciones pueden tener poco efecto en la validez y confiabilidad de los datos, otros pueden invalidarlos completamente. Un investigador competente deberá ser sensible a los efectos de diseños imperfectos y su experiencia en analizar los datos deberá darle una base para estimar su influencia.

Es importante que el investigador cuando oriente y forme tenga presente que las ciencias se aprenden permitiendo que el novel investigador vaya descubriendo las cosas por sí mismo a su entorno, dándole la guía y los elementos necesarios; realizando experiencias dentro del ambiente de la realidad que lo rodea y enseñándole a buscar su propia información bibliográfica a través de fuentes primarias, secundarias y con la aplicación de las la nuevas tecnologías (TIC).

Así como los anteriores aspectos son de vital importancia para enriquecer el quehacer del investigador también es necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

Primero: La organización y planeación de la investigación es una de las cualidades que debe reafirmar el investigador principiante esto le va a permitir hacer más llevadero un trabajo que requiere del tratamiento y recolección de la información obtenida. Para que el investigador sea organizado se requiere de estrategia sobre cómo se abordarán los hechos observados, qué registros se coleccionarán y cómo se recolectarán y de qué manera se analizarán.

Un segundo punto tiene que ver con desarrollar una eficiente expresión escrita. El éxito de los hallazgos estará en función de las habilidades del investigador para registrarlos y para divulgarlos a través de un medio escrito en lo posible. El alcance de dar a conocer el trabajo del investigador por la vía escrita es impredecible.

Como tercer aspecto es asumir la observación de la indagación como punto de partida para que pueda indagar más allá de las acciones de los protagonistas ¿Por qué actuó de esa manera? ¿Por qué se expresó así?, ¿Qué significa lo que dijo? La búsqueda de estas respuestas permitirá al investigador comprender los fenómenos y hechos y así de esta manera obtener credibilidad en sus conclusiones al confrontarlas entre las diversas instancias de análisis de consenso en el estudio que deberán confirmar aquello justificado por los datos de la investigación. Con frecuencia los investigadores tienden a ampliar la base de espiración por incluir experiencias personales no sujetas a controles bajo la cual se obtuvieron los datos investigados, esto tiende a disminuir la objetividad de la investigación y debilita la confianza en los descubrimientos. También es indeseable la práctica muy frecuente de sacar conclusiones de estudios de una limitada población y aplicarlas universalmente. Los buenos investigadores especifican las conclusiones bajo las cuales sus inferencias parecen ser validas, el fracaso para hacerlo justificable debilita la confianza en la investigación.

En cuarto lugar, un buen investigador es aquel que aprende a convivir con la
incertidumbre, constituye un buen aliado dejarse llevar por la intuición para poder ser objetivo. Desprenderse de esquemas tradicionales de investigación constituye un desafío para el investigador actual.

Finalmente, el quinto punto se refiere a la sensibilidad que debe desarrollar el investigador con el entorno que le rodea y sus protagonistas; el investigador será sensible en la medida que logre comprender el verdadero significado de las acciones, sentimientos, creencias, expresiones y valores, de los sujetos de estudio.

El quehacer del investigador entonces, encierra una serie de atributos y características, que tienen que ver no sólo con el campo profesional o metodológico, sino que encierra sobre todo, aptitud y actitud hacia la comprensión y acción de los fenómenos y hechos que le rodean.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola,

Vimos su sitio, nos pareció muy interesante.

Les invitamos a que lo registren gratuitamente en nuestro directorio:

http://directoriofacil.freeiz.com

Registro y aprobación inmediatas.

Esperamos su visita.

Saludos cordiales