jueves, 4 de agosto de 2016

CRITERIOS DE UNA BUENA INVESTIGACIÓN

CRITERIOS DE UNA BUENA INVESTIGACIÓN

Manuel Galán Amador



Para desarrollar un buen trabajo de investigación es importante tener en cuenta los elementos básicos en la formulación de un proyecto de investigación fundamentados en los cuestionamientos como: ¿qué se va a realizar?, ¿con quién?, ¿con qué?, ¿Cuánto cuesta?, ¿Cuánto dura?¿Hay suficiente información?,¿Puedo tener acceso a esa información ?. Esto se reflejara posteriormente en los pasos subsiguientes de justificación, teniendo en cuenta la perspectiva social y económica, los objetivos, metodología a seguir, la parte económica de presupuesto y recursos.

Es importante el conocimiento de las limitaciones que posee esta ayuda, pues es apenas comprensible que cualquier escrito sobre cómo desarrollar una investigación se quedaría corto, pues sobre este aspecto nadie tiene la última palabra, ya sea por lo importante o por lo profundo del proceso, pues no existen normas ni reglas que fijen los logros o nos aseguren que lo obtendremos.

Hacer congruentes La teoría y la práctica hace parte del quehacer del investigador; la teoría sin la práctica es vacía y la práctica sin la teoría es ciega.


El campo del conocimiento es tan amplio como lo es la vida misma; por eso se hace necesario adoptar campos específicos para explorar con mayor detenimiento y profundidad, no hay nada que cause mayor satisfacción en el ser humano que el sentirse “descubridor” aunque al final ocurra la famosa frase de Gabriel García Márquez: “NO HAY NADA MAS CENIZO QUE INVENTAR LO YA INVENTADO”.

Finalmente cabe anotar que un diseño de investigación no es algo estático y acabado. Por el contrario, se constituye en una pauta dinámica que contribuye a hacer de la investigación un proceso más sistemático, menos aleatorio. Esto no quiere decir que una vez en el transcurso de la investigación (la cual en un sentido flexible debe considerarse iniciada desde el momento de empezar el diseño), no se vayan a modificar algunos de los aspectos planeados.

El diseño es una pauta que muestra la claridad del investigador.

La búsqueda misma del conocimiento, aplicando nuestra propia curiosidad sin recurrir al conocimiento practicado implica un proceso investigativo. Prueba de esto la encontramos en la frase de ALBERT EINSTEN: “El gran valor de la vida no consiste en atiborrarse de datos sino en preparar el cerebro a pensar por su propia cuenta y así llegar a conocer algo que no figure en los libros…” (NUEVO CONOCIMIENTO).

Las pretensiones de la investigación son las de adquirir conocimientos nuevos acerca de la realidad, que busquen un acercamiento máximo a la verdad y que contribuyan al acervo teórico de las ciencias con conducción a la realidad empírica y vuelva nuevamente a la teoría aportando nuevos conocimientos. Este proceso requiere un procedimiento que permita la verificación de que los hechos de la realidad se ajustan a la teoría planteada.


Cuando se desea evaluar un proyecto de investigación que está relacionado con dos aspectos, el contenido (lecturas y conclusiones) y el grado de confianza que uno puede poner el es estudio y sus resultados (en síntesis, la calidad de la investigación) se puede emplear cierto número de criterios para evaluar tales estudios. Para Emork William, en su libro “Business Research métodos” afirma que:

1. El propósito de la investigación o el problema que se trate se deberá definir y delinear claramente en términos precisos. La declaración del problema de investigación deberá incluir el análisis en sus elementos simples, su alcance y limitaciones y una precisa especificación del significado de todas las palabras importantes para la investigación.

2. Los procedimientos que emplea el investigador se deberán describir con suficiente detalle para permitir a otro investigador repetir la investigación. Excepto cuando el secreto es impuesto por el interés nacional, los reportes de investigación deberán revelar con candor la fuente de los datos y los medios por los cuales se obtuvieron. La omisión de detalles importantes de procedimiento, hace difícil o imposible estimar la validez y confiabilidad de los datos y justificablemente debilita la confianza del lector en la investigación.

3. El diseño del procedimiento de investigación se deberá planear cuidadosamente para producir resultados que sean tan objetivos como posibles. Cuando se trata de una muestra poblacional, el reporte deberá incluir evidencia concerniente al grado de representatividad de la muestra. No se deberá usar un cuestionario cuando una evidencia más confiable está disponible de fuentes documentadas o por observación directa. Las investigaciones bibliográficas deben ser tan cuidadosas y completas como sea posible. Los experimentos deben tener controles satisfactorios. Las observaciones directas se deben registrar por escrito tan pronto como sea posible después del suceso. Deben hacerse esfuerzos para minimizar la influencia de sesgos personales en la selección y registro de datos.

4. El investigador debe reportar, con franqueza, defectos en el diseño de los procedimientos y estimar su efecto sobre los descubrimientos o hallazgos. Existen muy pocos diseños perfectos de investigación. Algunas de las imperfecciones pueden tener poco efecto en la validez y confiabilidad de los datos; otros pueden invalidarlos completamente. Un investigador competente deberá ser sensible a los efectos de diseños imperfectos y su experiencia en analizar los datos deberá darle una base para estimar su influencia.

5. El análisis de los datos debe ser suficiente adecuado para revelar su importancia; y los métodos de análisis que se emplean deberán ser apropiados. El grado en el cual este criterio se alcanza; frecuentemente es una buena medida de la competencia del investigador. Veinte años de experiencia en dirigir las investigaciones de graduados llevan al escritor a la conclusión de que un análisis adecuado de los datos es la fase más difícil de la investigación para el principiante. La validez y confiabilidad de los datos se deben verificar cuidadosamente. Los datos se deben clasificar en formas que ayuden al investigador a obtener conclusiones pertinentes. Cuando se emplean métodos estadísticos se debe estimar la probabilidad y se deben aplicar los criterios de significación estadística.


6. Las conclusiones deberán confirmar aquello justificado por los datos de la investigación y limitadas a aquello por lo cual los datos proporcionan una base adecuada. Con frecuencia, los investigadores tienden a ampliar la base de espiración, por incluir experiencias personales no sujetas a controles bajo la cual se obtuvieron los datos investigados. Esto tiende a disminuir la objetividad de la investigación y debilita la confianza en los descubrimientos. También es indeseable la práctica muy frecuente de sacar conclusiones de estudios de una limitada población y aplicarlas universalmente. Los buenos investigadores especifican las conclusiones bajo las cuales sus inferencias parecen ser validas. El fracaso para hacerlo justificable debilita la confianza en la investigación.

jueves, 16 de junio de 2016

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS ,MAS QUE UN RETO PARA LA EDUCACIÓN



Las nuevas tecnologías, más que un reto para la educación

Manuel Galán Amador


En un mundo donde se tiene acceso al conocimiento ilimitado que detenta la humanidad, donde es posible conocer a profundidad otras culturas, donde podemos aprehender un gran número de teorías, conceptos y planteamientos sobre procesos educativos, existen diariamente posibilidades de conocer diferentes tendencias en estudios, propuestas, prácticas y proyectos educativos venidos de las más diversas culturas.

La tecnología es una herramienta que se puede aplicar en el lugar de trabajo, y ha cambiado la forma en qué y cómo se enseña, y en el cómo se orienta y cómo se forma a los estudiantes. La era digital ha proporcionado una nueva perspectiva, la nanotecnología está cambiando lentamente la forma de actuar (habilidades) en muchas áreas de nuestra vida, por esto deben plantearse nuevas teorías innovadoras  enfocadas a resolver y solucionar los problemas cotidianos más comunes. ¿Cuáles son las habilidades exigidas para los estudiantes que se forman y desarrollan en la nanotecnología? A fin de responder este interrogante, y muchos más, las instituciones de educación del futuro tendrán la tarea de lograr conseguir el encuentro de científicos y técnicos.

Nuestra sociedad seguirá realizando descubrimientos fundamentales para avanzar en la comprensión de nuestro comportamiento social. La educación debe reforzar funciones de servicio a la sociedad y orientar sus actividades hacia la solución de problemas, como la pobreza, la intolerancia, la violencia, el analfabetismo, el hambre y el deterioro del medio ambiente, mediante un planteamiento multidisciplinario para analizar los problemas y las situaciones planteadas. Por ello la educación debe replantear sus objetivos, sus metas, sus pedagogías y sus didácticas si quiere cumplir con su misión: satisfacer las necesidades del hombre. ¿Cómo conducir la educación a estos nuevos procesos? Estos serán encaminados por las mismas fuerzas tecnológicas que harán tan necesario el aprendizaje.
Las empresas se están reinventando en torno a las oportunidades abiertas por la tecnología de la información; las escuelas, colegios e instituciones educativas por fuerza mayor tendrán que hacerlo. Si bien, los pasos que podrían conducir a estos nuevos enfoques y procesos en la práctica no resultan fáciles, la resistencia que vamos a encontrar tanto de parte de los docentes como de los estudiantes será grande. El temor a un sistema que en la actualidad no vislumbra bien sus alcances, o que lleva a un terreno que no domina, hace a veces que el docente se aferre a métodos en rebatidos, por lo tanto, la educación buscará dentro de sus objetivos la formación integral del ser humano, entendido como un ser de necesidades, habilidades y potencialidades, que busca intervenir en las dimensiones cognitiva (conocimientos), axiológica (valores) y motora (habilidades y destrezas), para tener un mejor bienestar y calidad de vida.

Por lo tanto, debe contribuir al desarrollo del conjunto del sistema educativo, y a la ciencia y a la investigación por medio de la capacitación y la formación del personal docente, la revisión y la actualización de los planes de estudio y la promoción del saber a través de la investigación en los ámbitos de todas las disciplinas, las ciencias, las artes y las humanidades, para difundir los resultados y conclusiones del producto estudiado y de las acciones que permiten descubrir nuevos elementos esclarecedores y prioritarios de la realidad estudiada, de acuerdo con los parámetros que determina cada disciplina en la ciencia.

La tecnología y las telecomunicaciones en todas sus formas ya cambiaron la forma de vivir, de trabajar, de producir, de comunicarnos, de comprar, de vender. Todo nuestro entorno está cambiando, y junto a él, los procesos educativos. El sistema educativo tiene un reto muy importante. Debe cuestionarse a sí mismo, reflexionar sus principios y objetivos, reestructurar las metodologías docentes y sus sistemas organizacionales. Tiene que comprometerse de lleno a replantear el concepto de la relación alumno - profesor y el proceso mismo del aprendizaje, los contenidos curriculares, y además, revisar críticamente los modelos mentales que han inspirado el desarrollo de los sistemas educativos.